Foto para ilustrar el artículo de Crowdfunding social

El ‘crowdfunding’ social como aliado del Tercer Sector

Hablamos de la microfinanciación como una vía para generar conciencia y promover iniciativas de impacto social a través de dos plataformas de referencia en el sector: Mi grano de Arena y Hacesfalta Donaciones.

La transformación digital está cambiando la sociedad a todos los niveles, también desde el punto de vista solidario. Hoy en día, podemos conectar con ONG y proyectos de toda índole desde cualquier lugar y colaborar a golpe de clic, e incluso convertirnos en embajadores de su causa utilizando el poder de las redes sociales, el email o WhatsApp.

El marketing online se presenta como una oportunidad para las entidades sin ánimo de lucro a la hora de comunicar y captar fondos, ya que ofrece herramientas que permiten conectar con potenciales donantes ofreciéndoles una experiencia integrada y multicanal. Un ejemplo de ello es el crowdfunding o micromecenazgo, un sistema online de financiación colectiva basado en la aportación de numerosas personas con pequeñas cantidades.

Este canal se ha convertido en una alternativa de financiación para todo tipo de propósitos: desde el emprendimiento empresarial al artístico, impulsando startups, carreras musicales u obras de teatro, hasta campañas políticas e ideas extravagantes que rozan lo absurdo. Pero también es una vía para generar conciencia y promover iniciativas de impacto social.

Herramientas digitales al servicio de la solidaridad

Además de aportar un aire fresco a un sector ligado a métodos de captación tradicionales, el crowdfunding ofrece numerosas ventajas que vamos a analizar a través de la experiencia de dos plataformas de referencia en el sector: Mi Grano de Arena y Hacesfalta Donaciones.

Mi Grano de Arena nació en 2009 como la primera plataforma de crowdfunding solidaria en España. Sin coste inicial, aplica un 4% sobre el total recaudado por la ONG y ofrece la posibilidad de colaborar con causas de diversas formas, especialmente desde la renovación de su página web en julio. El donante puede ahora, además de contribuir en campañas, crear un reto para apoyar una causa, realizar donaciones mediante el proyecto Cajas Solidarias o donar productos gracias a Dónalo.

“En nuestro primer año recaudamos 50.000 euros a favor de proyectos sociales y en la actualidad recolectamos 1.500.000 euros anuales a través de 1.000 campañas en las que participan 27.000 donantes”, señala Emilia Caralt, directora de la fundación. Cabe destacar que en el contexto actual de COVID-19 estas donaciones han ascendido a más de 2.000.000 euros.

Hacesfalta Donaciones es la evolución de microdonaciones.net, creada por la Fundación Hazloposible. Con una comisión del 5% de la recaudación total, incorpora datos esenciales de las ONG para la rendición de cuentas como el Sello ONG Acreditada o la publicación de sus cuentas: “Según el estudio del perfil del donante de la Asociación Española de Fundraising (AEFr), la falta de confianza es el principal obstáculo para donar después del factor económico”, apunta Miguel Cervantes, director de Hazloposible.

Primeros pasos para crear una campaña

Si eres una ONG, lo primero que hace falta para poner en marcha una campaña de crowdfunding es elegir la plataforma con la que trabajar y el importe que se espera recaudar. Desde la experiencia de Hacesfalta Donaciones, Miguel subraya que las causas de menos de 3.000 euros son las que más éxito tienen: “A veces es bueno escalonar las campañas, es decir, hablar de fases con objetivos marcados”.

En el caso de Mi Grano de Arena, Emilia sugiere que el presupuesto esté en sintonía con el tamaño de la entidad: “Para una ONG pequeña que lo prueba por primera vez, una recaudación que vaya desde 2.500 hasta 5.000 euros es razonable. Para ONG más grandes, entre 30.000 y 50.000 euros, dependiendo del motor de comunicación que se le quiera poner detrás”.

Elegida la plataforma y fijado el importe de la causa, hay que centrarse en la historia. El relato detrás de la cifra es quizás la parte más importante para lograr que una campaña tenga éxito. Para ello, hay que describir el proyecto al detalle (quiénes son los beneficiarios, cuál es el ámbito de actuación, la zona geográfica, etc.) y dotarlo de soporte visual. Todo ello sin olvidar que habrá que rendir cuentas y reportar qué se ha hecho con la aportación del donante.

Otra de las ventajas de las plataformas de crowdfunding es que cada uno de nosotros puede liderar un reto solidario en favor de una entidad sin ánimo de lucro y compartirlo con familia, familiares y conocidos: “El deporte con valores, donde la persona vincula su pasión a una causa social, moviliza a mucha gente; o el cumpleaños solidario, en el que el implicado pide a su entorno como regalo una aportación económica para un proyecto, también obtiene buenos resultados”, declara Emilia.

El valor de lo concreto

A la hora de crear una campaña de crowdfunding, son muchas las ONG que se preguntan si enfocarla en un proyecto específico o en actividades recurrentes. En este sentido, ambos expertos aconsejan ser concretos, puesto que cuanto más tangible sea la causa, mayor será el interés que pueda despertar.

Una manera de aterrizar el proyecto es informar de cuánto cuesta el bien que va a hacer esa campaña, por ejemplo, el precio de un tratamiento: “A todos nos gusta saber a dónde va nuestro dinero y las ONG no debemos tener miedo de contar en qué vamos a gastarlo”, afirma Emilia.

Para Miguel, la solidaridad es como un espiral que va creciendo: “Estas plataformas suelen ser el comienzo de un proceso de implicación, donde el potencial donante conoce el proyecto, se enamora de él y empieza a colaborar. Para ello, es fundamental ofrecer objetivos específicos, indicadores cuantificables e información de seguimiento”.

Ampliando la base social

Una de las mayores ventajas del crowdfunding es la captación de nuevos donantes, pero hay que tener en cuenta que no es recomendable lanzar una campaña a 0, ya que para que un proyecto resulte atractivo es necesario que parta de un mínimo.

Al respecto, Emilia apuesta por acudir al círculo más cercano para solicitar apoyo: “Las campañas son como círculos concéntricos, tienes que llegar mucho más allá, pero hay que empezar por lo cercano”. Además, invita a realizar un sencillo ejercicio para perder el miedo a pedir: “La media de donación en Mi Grano de Arena es de 47 euros, por lo que para recaudar 1.000 euros necesito entre 25-33 donantes. Si lo dividimos entre el número de empleados, cada uno necesita conseguir 6 donantes”.

Por su parte, Miguel hace hincapié en la importancia del tráfico para garantizar que la audiencia vea tu proyecto: “Nosotros hemos decidido integrar la plataforma de crowdfunding en Hacesfalta.org porque tenemos 800.000 personas registradas y un boletín que llega a 500.000 usuarios”.

Una vez realizada la donación, es el usuario quien decide en ambos casos si la plataforma cede sus datos a la ONG con la que ha decidido colaborar, aunque existen algunos matices: “En nuestra plataforma el donante puede colaborar registrándose sólo con su nombre y un email o con los datos personales necesarios para que podamos expedir el certificado de donaciones si lo solicita. Durante el registro, le preguntamos si quiere ser contactado por la ONG y, de ser así, facilitamos sus datos”, aclara Emilia.

Para colaborar en Hacesfalta Donaciones, no es necesario registrarse: “Sólo en caso de que el donante solicite el certificado de donaciones le pasamos los datos a la ONG para que lo emita. Creemos que así facilitamos la colaboración”, explica Miguel.

Es cierto que no existen fórmulas para garantizar que una campaña de ‘crowdfunding’ tenga éxito, ya seas una ONG o un particular que quiere apoyar una causa social. Sin embargo, hay varios ingredientes que pueden indicarte el camino adecuado: ser transparente, informar adecuadamente y perder el miedo a probar. ¿Te animas?

Compartir este artículo

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Suscríbete a nuestro boletín

En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y demás normativa aplicable, respecto del tratamiento de datos se informa de lo siguiente: Responsable: Fundación Lealtad 2001 (CIF G82938002). Finalidades: Atender sus consultas y remitirle la información que pueda ser de su interés, así como mantener la relación que se pueda establecer con ONG, donantes, empresas e instituciones públicas y enviar información acerca de las iniciativas, novedades y eventos propios. Derechos: Acceder, rectificar, limitar, suprimir, portabilidad y oposición al tratamiento de sus datos dirigiendo correo electrónico a fundacion@fundacionlealtad.org. Más información pinchando aquí.